jueves, 18 de noviembre de 2010

oclusion

OCLUSION


Descripción
Antes de poder estudiar cualquier condición no fisiológica es necesario estar completamente familiarizado con lo fisiológico o funcional.
Durante su desarrollo cada individuo está constantemente cambiando, no sólo desde el punto de vista morfológico, sino también  funcional, pero tradicionalmente se ha enfocado la atención  terapéutica hacia los problemas morfológicos por la notable influencia psicológica de los dientes en la estética, y se han descuidado los aspectos funcionales.
El diagnóstico de cualquier enfermedad o alteración debe basarse en la relación causa efecto y esto presupone la comprensión de la morfología y su relación con la función.
La  correcta interrelación entre forma y función nos  provee  una base que puede ser usada para distinguir la función normal de  la patológica.

Morfología oclusal
Dientes posteriores:
Las coronas están formadas por áreas prominentes: cúspides y rebordes, y zonas deprimidas: surcos, que al converger forman fosas.

CÚSPIDES: se clasifican en de soporte y de corte.
Las de soporte como su nombre lo indica son las que soportan la oclusión, o sea las que mantienen la dimensión vertical oclusiva y la estabilidad de la oclusión. Estas se subdividen en:
· Grupo  I: Cúspides vestibulares de premolares (PM) y molares (M) inferiores
· Grupo  II: Borde incisal de incisivos y caninos inferiores.
· Grupo III: Cúspides palatinas de PM y M  superiores.

FOSAS: Se  forman  por la convergencia de  varios  surcos  y  se clasifican en:
· Funcionales:  las  que  reciben  las  cúspides   de   soporte antagonistas en Posición de Máxima Intercuspidación (PMI)
· Suplementarias: el resto de las fosas que no  alojan  cúspides antagonistas en PMI.
Estas determinantes de la oclusión pueden modificarse mediante diferentes tratamientos estomatológicos.



Oclusión   Dentaria.
Se define como oclusión dentaria al conjunto de relaciones que se establecen como resultado de los contactos oclusales entre todos los elementos integrantes del sistema estomatognático. La oclusión dentaria es una de las temáticas más controvertida, su estudio y conocimiento detallado es indispensable para la estomatología.

Los pacientes generalmente acuden a consulta en busca de mejoría estética, sin conocer de función, y somos nosotros los responsables de incorporar los principios básicos de la oclusión funcional y la repercusión de cada aspecto morfológico.


Examen Funcional de la Oclusión


Cuando vamos a realizar el examen funcional de la oclusión es necesario auxiliarnos de algunos medios como son: papel articular, ceras intraorales, espaciadores, hilo dental, modelos de estudio montados en articuladores semiajustables, entre  otras.
El montaje de los modelos en articuladores semiajustables requiere del uso del arco facial o auricular y de la toma de registros en cada posición. Este método tiene especial importancia para realizar un diagnóstico detallado de los contactos oclusales y una adecuada planificación de los ajustes oclusales por tallado selectivo, el cual puede sustituirse por métodos computarizados.
Registros para el montaje en articulador semiajustable.
Para el estudio de la oclusión fuera de la boca del paciente, es necesario un dispositivo que simule los movimientos mandibulares: el articulador.


Análisis de la Relación Céntrica (RC) y posición de máxima Intercuspidación (PMI).

Examen de las excursiones mandibulares (lateralidad derecha e izquierda y protrusión).
La evaluación de la RC es uno de los pasos más importantes en cualquier procedimiento estomatológico, si nos preguntaran ¿cuál es  la  relación craneomandibular más importante? Podemos responder sin reserva: la Relación Céntrica.
No se puede desarrollar la armonía oclusal sin garantizar primero que los cóndilos y discos estén bien posicionados respecto a  las eminencias  temporales  y  fosas glenoideas. Este  es  un  punto esencial   de   la  oclusión y  la  efectividad   de   cualquier procedimiento  oclusal  dependerá  de  dónde  se  posicionen  las articulaciones  cuando    la   oclusión  esté tratada morfológicamente,  o sea, depende de las habilidades  del  clínico para restaurar o mantener la RC.
Relación céntrica (RC):  aquella  relación craneomandibular específica  en  que   ambos cóndilos  están  situados  en su  posición  de  bisagra  terminal con el complejo cóndilo-disco alineados en la  posición  más  superior contra  la  eminencia  del  temporal, independientemente  de  los dientes y de  la  dimensión  vertical oclusiva, a partir de la cual se puede realizar cualquier movimiento.
Si  existen contactos durante el cierre mandibular el  patrón  de movimientos será dictado por los tensores receptores periodontales y no por la función muscular fisiológica. A estas interferencias se les denomina

Examen Funcional del Sistema

No debemos confundir el examen funcional de la oclusión con el del sistema estomatognático, porque la oclusión es uno de los factores que está asociado a la presencia de problemas funcionales en dicho sistema. En el examen del sistema debemos considerar 2 partes fundamentales:
·       La Articulación Temporo Mandibular (ATM).
·       Los Músculos

Examen físico de la ATM:
Debemos tener presente que un paciente con síntomas dolorosos severos de la articulación  no puede ser sometido a un minucioso examen clínico, porque agravaríamos su situación y nunca llegaríamos a un diagnóstico correcto. Primero será necesario  aliviar los síntomas severos y en una próxima consulta proceder a realizar un detallado examen clínico del sistema y sí es posible de la oclusión.
Para el examen de la ATM nos valdremos de la auscultación y palpación que puede hacerse lateral y/o posterior, además de medios auxiliares de diagnóstico, como son: la telerradiografía, la tomografía, la resonancia magnética, pero que en ningún momento sustituyen la información que puede brindar un minucioso examen clínico.




Examen físico de los músculos:
·       Interrogatorio: Sensibilidad dolorosa espontánea o a los movimientos.
·       Dolor  a la palpación.
·       Limitación de los  movimientos.
Uno de los signos frecuentes en pacientes con disfunción son las irregularidades en abertura y cierre mandibular y es muy importante diferenciar cuando esta se debe a problemas musculares o articulares ya que en dependencia de la causa de la desviación, el tratamiento variará. Si es debido a problemas musculares la irregularidad no se repite tan estrictamente como cuando es causada por alteraciones articulares, y al manipular la mandíbula se logra la apertura en el plano sagital, además se acompaña de sensibilidad muscular.

Disfunción de la Oclusión
Se le denomina disfunción oclusal, a las lesiones localizadas en el periodonto como efecto de las fuerzas oclusales anormales.
Si  la  lesión  ocurre sobre un periodonto sano, la disfunción será  PRIMARIA, pero si se superpone a  una  enfermedad periodontal  preexistente será SECUNDARIA, presentando una  mayor patogenicidad y velocidad de avance.

Etiología
Se considera que las causas que la ocasionan son:
-         Desarmonías oclusales y fuerzas oclusales que sobrepasan la capacidad adaptativa de los tejidos.

1.                 Factores desencadenantes:
- Las interferencias oclusales, la hipertonisidad muscular y el aumento del estrés.

2.                 Factores predisponentes:
- Bruxismo y hábitos oclusales de otro tipo.
- Masticación unilateral.
- Perdida de diente y de apoyo periodontal.
- Caries.
- Maloclusiones.
- Restauraciones dentarias, prótesis y tratamientos de ortodoncia incorrectos.
- Desarmonías entre oclusión y articulación  temporomandibular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada